TTMagacin-Aventura Master 2013.pdf
Documento Adobe Acrobat [168.1 KB]

Hace ya muchos meses que la idea de la Aventura Master esta en marcha, pero ahora llega la hora de la verdad. Atrás quedan un sinfín de preparativos, material de acampada, revisión del vehiculo, estudio del recorrido y un buen numero de gestiones para que todo este a punto.

El lugar de concentración elegido es la localidad de Guercif, sin embargo la mayoría nos reagrupamos en Fez. Visita obligada para quien no la conoce y que sin duda marcaría el transcurso del viaje.

Durante una jornada nos dedicamos a recorrer la Medina, sus callejuelas, los variopintos negocios de todo tipo de artilugios, los puestos de comida y los “restaurantes” locales. Un ir y venir de gentes que salen y entran de todo tipo de tenderetes llenan de vida y color las callejuelas.

No pueden faltar en esta visita el barrio de los curtidores de pieles, la visita a una Mezquita o acudir a un horno de pan, autentica delicia para el paladar.

Una jornada turística que aviva las ganas por empezar nuestra aventura, pero eso lo dejamos para la próxima jornada.

   

PRIMERA ETAPA: MAHIRIJA-MISSOUR

Desde Guercif, punto de encuentro de todos los participantes nos dirigimos al inicio de nuestro recorrido. Se trata de una pista que durante muchos años fue la primera etapa del Dakar Africano, celebrado por última vez en estas tierras en el 2007.

Iniciamos el recorrido con una bonita ascensión que nos sitúa en una inmensa planicie a 1500 metros de altura, el Plato de Rekkan. Un sinfín de pistas que no impiden una navegación rápida y fluida. La primera parte de la jornada transcurre sin incidencias remarcables a excepción de un pinchazo.

Debido al largo enlace Fez-Guercif, iniciamos tarde el recorrido y el hecho de que anochece a poco más de las cinco de la tarde nos obliga a realizar parte del recorrido de noche.

En un cruce de un curso intermitente de agua encontramos serias dificultades para encontrar la pista, pero la providencia esta de nuestro lado y pastor que aparece en el medio de ningún sitio nos marca el paso deteriorado por las lluvias. Pero no seria el único, en el último tercio del recorrido las fuertes lluvias precedentes borraron todo rastro de la pista y cuando ya nos planteábamos pasar la noche in situ, una luz de una pequeña linterna se acerca hacia nosotros. Un lugareño que habita estas inhóspitas tierras diviso nuestras luces dando vueltas en busca de la pista y nos ayudo en nuestra tarea recorriendo con nosotros unos cuantos kilómetros. Correspondimos a su esfuerzo con varios presentes, ropa, comida y unos Dirjan, su trabajo esta vez se vio recompensado y su cara de felicidad reflejaba una mezcla de sentimientos por la satisfacción de habernos ayudado y el fruto del trabajo, obtenido difícil de olvidar.

Llegamos al hotel cansados y un tanto débiles, el efecto gastrointestinal de la comida de Fez empieza hacer efecto en gran parte de los participantes. Es tarde y toca descansar, mañana será otro día.

 

SEGUNDA ETAPA: MISSOUR-TENDRARA

Iniciamos la jornada con el mismo comentario que cerramos la noche anterior, los problemas gastrointestinales de algunos de los participantes. Pero el tiempo es oro y rápidamente nos dedicamos a reparar el neumático pinchado, comprar agua, pan y llenar nuestros depósitos de gasoil.

El cansancio de la jornada anterior y el tiempo requerido para reparar la rueda nos obligan a iniciar la jornada con retraso, tiempo que echaremos en falta al final de día.

Avanzamos hacia el este, adentrándonos en grandes en extensiones de terreno donde sobreviven algunos nómadas en condiciones durísimas.

Aprovechamos para entregar la ayuda humanitaria que hemos recogido previamente al inicio del viaje, uno de los objetivos de mismo.

De nuevo un pinchazo, que esta vez podemos reparar sobre la marcha sin tener tan siquiera que desmontar al rueda en cuestión.

Alternamos las pistas rápidas con otras más lentas y con los kilómetros también agotamos las horas de luz. Para colmo una tormenta empieza a descargar agua y decidimos acortar el recorrido previsto, sustituyendo la acampada inicial por una confortable noche de hotel. Aun así nuevos pinchazos nos retrasaron la marcha, especialmente el último que surgió cuando más llovía.

TERCERA ETAPA: EL CHOTT TIGRI

Iniciamos la jornada inmersa en un buen numero de problemas, un motor que no arranca, neumáticos que reparar, un tornillo de un amortiguador flojo y un reten que pierde. Con paciencia vamos poniendo las cosas en su sitio e iniciamos la marcha pero sin los ocupantes del Hyundai, que tiene que esperar toda la jornada a las ruedas que llegarán por la tarde desde Rabat, a 700 Km. de Bouarfa, localidad donde nos encontramos.    

Partimos de Tendrara con rumbo Este, hacia la frontera con Argelia. Pasamos por la antigua estación de ferrocarril de esta localidad, hoy día abandonada. Y nos adentramos en inmensas llanuras habitadas por nómadas que viven de rebaños de cabras y ovejas.

Para acceder al Chott Tigri (laguna intermitente), hay que descender de la llanura donde nos encontramos. En las proximidades de la frontera nos sale al paso un militar que nos leva a un puesto de control y desde este nos dirigimos a un segundo, donde nos identificamos y desde el cual se divisa perfectamente el puesto de control Argelino. El jefe del puesto ordena a uno de sus soldados que nos acompañe al punto de partida de un nuevo camino que acaban de abrir para descender al Chott, la anterior desapareció debido a las lluvias. El soldado regreso a pie a su puesto de control feliz y contento por habernos guiado hasta el camino en cuestión, ni que decir tiene lo agradecidos que quedamos nosotros.

El Chott Tigri es una zona de arena naranja con abundante vegetación, habitada por nómadas que cuidan de ganado vacuno y viven muy aislados por la dificultad del acceso. La conducción por estos caminos es fácil y rápida, alternándose las zonas de arena con las lagunas secas. Especialmente la principal que da nombre al lugar. El paisaje es magnifico ofreciendo los rayos del sol del atardecer un magnifico contraste de colores, naranja de la arena, verde de la vegetación y el azul del cielo.

Salimos del Chott con la caída del sol através de una vía de tren desmantelada que nos conduce por un cañón de otra forma impracticable.

La gran noticia del día nos llega a la hora de cenar, las rudas del Hyundai ya han llegado.

CUARTA ETAPA: BOUDENIF-ACAMPADA

 Un enlace por carretera nos sitúa en el punto de partida de la ruta del día, pero antes nos detenemos en una escuela donde un abnegado profesor se afana en enseñar a seis niños y una niña de edades diferentes. Durante unos minutos compartimos con el profesor cuantas explicaciones nos ofrece acerca de su labor, al tiempo que entregamos material escolar. Una visita donde se pone de manifiesto que la educación es la base para el entendimiento entre los seres humanos. ¡Que buenos momentos pasamos en la escuela¡.

La sorpresa del día resulta impactante, han cerrado la gasolinera y no nos queda más remedio que recorrer 90 km. de ida más otra tanto de vuelta antes de iniciar la etapa prevista. El encuentro providencial con un chico que habla de oídas el Español nos permite localizar combustible de garrafa, eso si a un casi el doble del precio normal. A negociar tocan, no es fácil pero ante nuestra intransigencia acceden a venderlo a 12 Dirjan en lugar de los 16 iniciales. Aprovechamos la parada para comprar de todo, pan, agua, huevos, fruta y leña.

Con los depósitos a tope ponemos rumbo sur por pistas rápidas que en otro tiempo fueron el escenario del mítico Dakar. Grandes espacios abiertos donde se puede rodar rápido sin más cuidado prestar atención a las irregularidades de la pista y navegando con la vista puesta en la secuencia de puntos más que en el siguiente. Enlazamos pistas que más o menos mantienen rumbo sur, disfrutando de paisajes magníficos iluminados por la extraordinaria luz del atardecer. Terminamos la jornada con los últimos rayos del sol, para escoger en lugar cómodo para acampar.

Pasar una noche bajo el cielo estrellado Marroquí tiene un en canto especial, máxime si además disponemos de una buena hoguera donde tomar una copa y comentar los pormenores de la jornada.

 

QUINTA ETAPA: ACAMPADA-MERZOUGA

 Con los primeros rayos del sol iniciamos la recogida, poco a poco se reanuda la actividad del campamento. En primer lugar reavivamos el fuego y con el calor de las brasas y algo de leña que nos queda entramos en calor. En poco más de una hora estamos listos para iniciar la marcha, pero no antes de tomar un café recién hecho.

La noche ha sido tranquila, por suerte no ha hecho viento y hemos podido descansar.

Continuamos rumbo sur, alternado pistas rápidas con zonas de arena sencillas.   De nuevo pasamos cerca de la frontera con Argelia y los puestos de control militares se suceden. Rodamos ligeros, las pistas lo permiten y estamos deseando llegar a los ríos de arena. Nos detenemos en un singular oasis propio de un Belén Navideño, donde se encuentra una familia nómada sacando agua de un pozo, que aprovecha para dar de beber al ganado y lavar un poco de ropa.

Poco a poco la pista deja paso a la arena y nuestros motores tienen que esforzarse para mantenerel ritmo. Es el momento de bajar la presión de los neumáticos para flotabilidad y aliviar el esfuerzo de la mecánica.

Conducir por un río de arena es toda una experiencia, al principio es sencillo pero a mediada que aparecen las dunas las cosas se complican y surgen los primero atascos. De nuevo hay que bajar presiones. Después de un descanso que compartimos con dos familias Marroquíes que también están recorriendo esta parte del desierto, nos adentramos en las dunas, punto final de nuestro recorrido.

Con la presión de lo neumáticos debidamente ajustada nos adentramos en un mar de arena que no deja indiferente a nadie.

Se suceden las subidas con bajadas vertiginosas y en la medida que es posible enlazamos unas dunas con otras através de las crestas de unas y otras. Hace calor y se nota el cansancio acumulado durante los cinco días de ruta que llevamos encima. Pero ya queda poco, un último esfuerzo y a la Aventura Master llega a su fin con un merecido descanso en un hotel situado a pie de las dunas.

 ¡La segunda edición ya esta en marcha, TE LA VAS A PERDER!

 

"Se buscan hombres para viaje peligroso. Salario bajo, frío agudo, largos meses en la más completa oscuridad, peligro constante, y escasas posibilidades de regresar con vida. Honores y reconocimiento en caso de éxito."

Sr. E. Shackleton

   CALENDARIO             2018

           Abril - Mayo 

           EXPEDICIÓN GUINEA

   Octubre-Noviembre

         Comienza la cuenta atrás

CARTOGRAFÍA

TÉCNICA

           CONTACTO

Correo electrónico:

rumbozeroexpediciones@

gmail.com

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© RumboZero Expediciones